viernes, 14 de abril de 2017

Por el Camí de La Torre, Donde zumban las abejas

Viernes, 14 de abril de 2017. Hoy, Viernes Santo, ha sido la primera aproximación con la CRF a las piedras, grava y polvo del Camí de La Torre, en una peripecia rural por un camino que discurre paralelo a las montañas de las Cuevas del Canelobre, por donde "zumban las abejas".

En este soleado y caluroso día de abril, la ruta ha sido muy placentera. La moto se ha comportado estupendamente y el camino estaba en mejor estado de lo que recordaba hace unos tres años, cuando lo recorrí por última vez.

La sorpresa ha sido al cruzar el barranco del "Riu de la Torre". Nunca lo he visto con agua, pero dadas las últimas e intensas lluvias, lo que parecía un riachuelo ha resultado ser un torrente de agua que llegaba casi a los ejes de la moto. La parte positiva es que el fondo era de cemento, si llega a ser de barro o piedras, la situación podría haberse complicado bastante.

Casi 15 km de pista en muy buen estado, rodeado de pinos, montañas, flores, piedras, grava, polvo y el zumbido de las abejas...


Previamente, he hecho una parada en el "Salt de
Jijona", una cascada con una poza de agua.


Por aquí cae el agua en forma de cascada hacia
la poza. Hay una senda que baja hasta el fondo.


Una parada tras subir la rampas del barranco del
"Riu de La Torre". Mucho calor para ser abril.


Frente a mi almendro favorito, un lugar donde tantas
veces he ido, tantas fotos he hecho y tantos recuerdos
acumulados.


Este es el resultado de la estatura mediterránea y 
los 87,5 cm de altura de asiento. La estrechez del
conjunto hacen que llegue razonablemente bien.


La foto de rigor, binomio piloto más moto haciendo
que miro algo interesante...


Tras 15 km de camino, este es el resultado. Ya he
estrenado la moto de polvo, incluidos dos vadeos.


Al final del camino, paré a descansar. Más que el
calor, que hacía, era el ir preparado para el frío lo
que me daba más sofoco.


Poco a poco me voy haciendo a la CRF, o nos vamos
haciendo juntos. La cara de satisfacción es algo que
no puedo ocultar.


Muy cerca, y paralelo al camino, discurre la  carretera
de Montnegre, estrecha, retorcida y peligrosa. (*)


Desde uno de los puntos altos, se tiene esta vista
de los parajes por donde va su trazado. (*)



(*) Añadidas el 13-05-2017.





Me gusta