lunes, 3 de julio de 2017

Donde a las gotas les llamaban lágrimas

Domingo, 02 de julio de 2017. "Donde a las gotas les llamaban lágrimas". Un nuevo ascenso a la Sierra de Salinas donde se encuentra, entre otros parajes interesantes, la cueva del Lagrimal, llamada así porque de su techo brotan gotas, producto de filtraciones de agua, a las que llaman lágrimas.

Hacía más de año y medio que no venía por esta sierra. En aquella ocasión fue con la TX 125 S y en otoño. En esta nueva peripecia rural, he venido con mejor tiempo y con mejor moto y eso se nota. Llegar llegas igual, pero el cómo también importa.

He encontrado la carretera de ascenso en algo peor estado que entonces. A las retorcidas curvas y abundantes baches hay que añadir algunos desprendimientos y grava. Todo un aliciente para un motorista rural.

Antes de mi destino principal que, era la cueva del lagrimal, me he parado en el mirador de Yecla, una terraza natural desde la que se tienen unas impresionantes vistas del oeste de la Sierra de Salinas y de la población de Yecla, conocida en el mundo motero por ser la sede de la fábrica española de cascos "NZI".

A la cueva del Lagrimal se llega por un sendero que parte de la carretera que atraviesa la Sierra de Salinas de algo menos de 1 km muy bien señalizado y en bastante buen estado. Comparada con la escondida y de difícil acceso cueva de la Excomunión, esto parece un paseo dominguero de picnic.

Una vez examinada la cueva, tengo que decir que el "arquitecto", por llamarlo así, que diseñó la cueva, estudió en el mismo centro que el que proyectó la cueva de la Excomunión, porque su similitud es asombrosa. El acceso y la parte exterior de forma triangular, una gran entrada que se va estrechando, el techo lleno de hollín producto de hogueras se a saber cuanto tiempo.... Me han parecido muy similares, aunque esta, efectivamente, tiene las gotas que caen de su techo como característica, de ahí su nombre. También es más grande y con el interior más plano que el refugio de Jaime El Barbudo.

Ya por último, paré en la Colonia de Salinas, un conjunto de casas de trabajadores de la sierra casi al final de la carretera que la atraviesa.


La CRF a mitad del ascenso a la sierra de Salinas.
Al fondo, la sierra del Serral.


Una panorámica de las vistas hacia el oeste desde
el mirador de Yecla.


Al fondo, en la lejanía, la sierra de El Carche.


La CRF frente a la entrada del sendero que conduce
a la cueva del Lagrimal.


La entrada a la cueva del Lagrimal, semioculta por
un arbusto en uno de sus extremos.


Este es el interior de la cueva. Muy similar en su
forma y estructura a la de la Excomunión, aunque
más amplia y con su interior en mejor estado.


El fondo de la cueva. Se aprecia una oquedad
bastante "acogedora".


La entrada, vista desde dentro. Al fondo, vistas
hacia el oeste de los parajes cercanos. 


La última parada, frente a un centenario pino
señalizado, en la Colonia de Salinas.










Me gusta