sábado, 2 de junio de 2018

Sucedió en El Hondo

Sábado, 02 de junio de 2018. "Sucedió en el Hondo". La segunda subperipecia rural a bordo de la Rieju Bye Bike. En esta ocasión, me he acercado al Parque Natural de El Hondo (El Fondo), entre los términos municipales de Elche y Crevillente. Se trata de un humedal formado por dos grandes lagunas y numerosas lagunas menores que se nutren de los afluentes de los ríos Vinalopó y Segura en su camino hacia el mar.

Diseñé una ruta que, en su mayor parte, transcurre por pistas, caminos y carreteras rurales alejadas en lo posible del tráfico para así disfrutar como se merece de una moto de 50cc y 2 CV. La mayor parte del trayecto lo puede hacer sin problemas, salvo la salida de un camino que estaba cortada por una cadena. Lo pude sortear por un lateral sin muchas dificultades y recuperé la ruta hacia mi destino. La vuelta la hice ya por carretera porque se me hacía un poco pesado recorrer la gran cantidad de cruces e interesecciones de caminos que tuve que atravesar para llegar. En total fueron unos 70 km de ruta con las nubes acechando permanentemente con mojarme, cosa que sucedió casi llegando, pero sin llegar a calarme mucho, no sé si por suerte o porque Natura se compadeció de mi.

En el trayecto de ida, en uno de los tramos de carretera recto, nivelado y sin tráfico, le hice una pequeña prueba de velocidad. Una vez superados los 300 km en el odómetro le di gas a fondo durante un momento y la aguja superó los 55 km/h de marcador, flirteando con los 60. No quise insistir más ya que los primeros 1.000 km se consideran de rodaje y quiero hacerlo bien, pero me sentí tentado a ver cómo respondía el motor y la reciente carburación.

Una vez llegué a El Hondo, descansé un rato, hice unas cuantas fotos y vídeos, y recorrí una pequeña parte de la entrada del parque natural. Para verlo en profundidad hubiera necesitado una mañana entera, cosa que merece la pena, especialmente cuando no hace mucho calor, ya que la humedad de la zona es muy acusada y si le añadimos altas temperaturas, lo hacen poco recomendable. En otra ocasión, visita al interior.


En el trayecto de ida había rectas solitarias como
esta, toda una delicia para los sentidos.


A punto de superar los 300 km. Poco después le
hice la prueba de velocidad.


Ambiente rural total. Lo que se ve detrás de la 
Bye Bike son alcachofas.


La cantidad de urbanizaciones, caseríos y chalets
por la zona sur de Elche es impresionante.


En la zona de aparcamiento de El Hondo. Lo que
se ve al fondo es Crevillente.


Panel informativo situado a la entrada del parque.


Una de las lagunas menores, cerca de la entrada.


Hay dos grandes lagunas y muchas otras más
pequeñas, producto del Vinalopó y Segura.


El Parque Natural de El Hondo no solo destaca por
humedal, sino también por su vegetación autóctona.


Impresionante planta de la Bye Bike de Rieju. Y
encima Made in Spain, algo no muy frecuente.









Me gusta