sábado, 20 de noviembre de 2021

La sierra de Las Serrallas

Sábado, 20 de noviembre de 2021. El pasado miércoles, 17 de noviembre, me encaminé con la MH Bogga Rocker hacia la sierra de Las Serrallas, en las inmediaciones de la sierra de La Pila. Era la primera, bueno, mejor dicho, la segunda ruta rural en la que me iniciaba con la Bogga por los caminos y pistas que iban a ser el escenario habitual de salidas. La idea vino de varias rutas senderistas en las que recorrí parte del camino y entorno a pie, dando paso a que un día hiciera un recorrido más amplio en moto. Esa oportunidad llegó y allí que me dirigí con la Bogga. 

Partiendo de las cercanías de la Garapacha, tomé rumbo Oeste por un camino en bastante buen estado, aunque con la grava y piedras sueltas  habituales por la zona. Llegué hasta una bifurcación en la que el camino de la izquierda se dirigía hacia Las Serrallas, y el de la derecha, probablemente hacia el barranco de El Mulo. Tomé el de la izquierda, algo más rupestre pero transitable hasta un punto en el que había una nueva bifurcación, con el camino de la derecha cortado por un montículo de tierra. Aproveché para aparcar y girar la moto, y me dirigí a la cima de Las Serrallas a pie. En la cima, había una especie de tubería de riego, sin posibilidad de continuar, ni de subir a los escarpados dientes de Las Serrallas, aunque sí una espectacular vista del valle, con la sierra de Lugar al fondo. Poco después, volví por el mismo sitio, pero girando hacia la izquierda en la primera bifurcación. Llegué hasta un recodo del camino en el que había una muy bonita imagen lateral de las Serrallas, aprovechando para parar y hacer fotos. Desistí de continuar más lejos por la hora y por la incertidumbre del destino del camino, lo que me da pie a repetir el trazado en otra ocasión, pero continuando ya por ese camino hasta ver su final.

En definitiva, un bonito y agradable trazado con la Bogga Rocker, en el que recorrí unos 160 km, de los que unos 8 km corresponden a pistas de tierra por un singular y solitario entorno.


La Bogga Rocker al principio del recorrido, en
ruta hacia la sierra de Las Serrallas.


Sección del camino que asciende hacia la sierra.


La Bogga Rocker aparcada en el punto de parada,
a partir del cual, seguí a pie hasta la cima.


Al fondo, por la ladera, continúa el camino que
se dirige al barranco de El Mulo.


Justo enfrente del punto de parada anterior, al fondo,
la sierra de las Serrallas.


Imagen del camino hasta el punto de parada, donde
di por concluida la peripecia de hoy. A partir de aquí,
queda pendiente para otro día.











sábado, 6 de noviembre de 2021

Primera caída con la Street Scrambler 900

Sábado, 06 de noviembre de 2021. Casi casi en parado, eso sí... Estaba parado en una carretera cuaternaria, vamos a llamarlo en el arcén, gravilla, peralte hacia la derecha. Digo, voy a girar a la derecha y me voy, pero antes, voy a abrirme a la izquierda para permitirme un giro amplio y que no me vea en la desagradable situación de que, el giro, no me llegue y me vea cuesta abajo, con el arcén contrario por delante y cuesta arriba por detrás. Comienzo la maniobra, y al girar a la derecha, quizá por llevar poca velocidad, quizá por el excesivo giro, quizá por girar cerrado en el sentido del peralte de la carretera, sin avisar, me veo con la moto en el suelo, sin saber muy bien ni cómo, ni porqué.

Una vez pasado el "esto no puede ser", viene lo que creo que es peor. Lo malo no es que se te caiga la moto, al fin y al cabo, una moto es un vehículo inestable por naturaleza y, dos ruedas, más pronto que tarde se puede caer, lo verdaderamente malo es que no puedas levantarla. Me pongo a intentar levantarla... imposible. Ni de espaldas, ni de lado... Ciertamente, intentaba levantarla "cuesta arriba", desde el lado bajo del peralte. Ya sé que lo suyo hubiera sido darle la vuelta para intentar levantarla "desde arriba", y que el propio peralte me ayudara en la maniobra, pero eso significaba girar la moto desde una rueda, arrastrando todo el lateral derecho sobre el rugoso asfalto de una carretera cuaternaria. No me atreví, no me sentí capaz. Yo solo, era completamente incapaz de levantarla....

Un rato más tarde, pasó un coche por la zona, y un agradable vecino del lugar me ayudó a levantarla... Si  no llega a aparecer ese coche, con ese vecino, una de dos, o me hubiera tirado horas allí tirado, o no me hubiera quedado más remedio que arrastrar la moto por el asfalto rugoso, para girarla 180º e intentar levantarla, como he comentado, desde la posición alta hacia abajo...

La parte positiva es que los daños no han sido muchos. Al llevar defensas de motor, "solo" se ha roto la punta de la maneta del freno delantero y raspado un poco el contrapeso derecho, la defensa derecha y la punta del reposapiés trasero derecho y muy levemente la punta del pedal de freno.

No sé, me queda una sensación de que no domino la moto, sino de que ella me domina a mi, excesivo peso... Ya me ha pasado unas cuantas veces: no atreverme a meter por ciertos sitios, o parar en ciertas zonas, por el temor a no poder girar, o maniobrar para salir. No es un buen presagio de cara a que dure mucho tiempo conmigo...


La Scrambler, en el mismo punto desde el que inicié
el giro a la derecha, poco antes de la caída.









sábado, 25 de septiembre de 2021

Hanway G-15 - La Himalayan China

Sábado, 25 de septiembre de 2021. Recientemente, se ha presentado otra novedad de la marca china Hanway, aprovechando la excelente evolución del motor 125 DOHC 4v LC al pasar a la Euro 5, manteniendo los 14,9 CV a 10.000 rpm que daba la versión anterior Euro 4. Esta mecánica también se monta en el modelo naked Furious, y en el presentado antes del verano, la Scrambler Neo Retro SC125S. Se trata de la G-15 125, un modelo fuertemente inspirado en la Royal Enfield Himalayan. Es una versión trail-adventure, con la citada mecánica, cambio de 6 velocidades, un enorme depósito de 20 litros de capacidad, 149 kg en orden de marcha, frenos de disco de 300 mm delante, y de 220 mm detrás, con sistema CBS, llantas de 19 pulgadas delante y 17 detrás, horquilla delantera invertida de 35 mm con 110 mm de recorrido y monoamortiguador trasera de 60 mm. Monta iluminación full led, instrumentación digital en dos esferas de corte clásico, portabultos trasero, protector de cárter de plástico, llantas de aleación y la comentada estética que recuerda fuertemente al modelo indio.

Hará falta probarla para ver cómo se desenvuelve este modelo chino que sale a la venta en España, este mismo mes de septiembre de 2021, al competitivo precio de 3.289 euros. Hmmmm... Si llego a saber de esta novedad antes de comprarme la MH Bogga Rocker... Pero así es el mundo motero, siempre están saliendo novedades...


La Hanway G15 125, recuerda vivamente
a la Royal Enfield Himalayan.


A priori, llantas de aleación, iluminación full led,
y horquilla invertida las diferencian a simple vista.


Lateral derecho, asiento a 810 mm, pantalla
protectora, depósito de 20 litros y portabultos.


Lateral izquierdo, disco de 300 mm delantero,
protector de cárter plástico, portabultos.


Cuadro de mandos de inspiración clásica, pero con
completa instrumentación digital.










Me gusta