miércoles, 15 de noviembre de 2017

Comparativa de consumos CRF250L vs TX125S

Miércoles, 15 de noviembre de 2017. Me gustan las estadísticas. Desde que descubrí la web de estadísticas de consumo SPRITMONITOR he llevado un control de consumo de todos mis vehículos. Centrándome en el mundo de la moto, y más aún, en las dos motos trail de pequeña cilindrada que he tenido -y tengo- la suerte de pilotar, me llama la atención que la 250 gaste menos que la 125 en las mismas circunstancias de uso. Bien es cierto que aunque sea doble cilindrada, es un motor mucho más moderno, de inyección, y que normalmente trabaja más desahogado que el 125. Aún así es un dato que quiero destacar. La diferencia de consumo medio es de 0,28 litros una cifra que, aun pequeña, es ciertamente respetable cuando hablamos de consumos de alrededor de 3 litros. Esto supone, en cierto modo, compensar el pequeño depósito de 7,8 litros de la japonesa, ya que, aún así, tiene una autonomía de alrededor de 200 km hasta que se enciende la reserva. La TX125S con su gran depósito de 10,5 litros, a pesar de su superior consumo, alcanzaba fácilmente autonomías de unos 300 km.


Consumo medio de la Honda 
CRF250L: 2,92 l/100 km.


Consumo medio de la 
Keeway TX125S: 3,21 l/100 km.











miércoles, 25 de octubre de 2017

Cinco años y cinco motos después

Miércoles, 25 de octubre de 2017. El pasado 7 de octubre el blog cumplió 5 años de existencia. Cuando me planteé la creación del mismo, no sospechaba todo lo que acontecería. Han sido cinco años llenos de vivencias, experiencias y pequeñas aventuras que, aunque más tarde de lo que me hubiera gustado, al menos las he vivido, las estoy disfrutando, y espero, que así siga siendo. En realidad, a estos cinco años, habría que añadir dos y medio más, en los que no me prodigaba en la red. Todo comenzó un mes de junio de 2010 con la entrañable y querida ER6N.

En estos cinco años, otras tantas motos han pasado por mis manos. Desde la Kawa ER6N, con la que me reintroduje en este mundo, pasando por la que creía definitiva BMW R1200R; dando un giro radical, con la Keeway TX 125S; llegando la sustituta de la alemana, con la XJ6; para terminar con la polivalente CRF250L. A esta, habría que añadir lo que considero un "complemento" de cara a rutas más cercanas, pero puramente camperas: la Montain Bike eléctrica (e-mtb) BH Emotion Rebel.


Honda CRF250L '17. La moto "definitiva".


Después de estas experiencias acumuladas, sigo pensando que una moto trail ligera, complementada por una buena mountain bike, es la solución ideal para quienes nos gusta el campo, el monte y rodar, en la medida de lo posible, por caminos, pistas y sendas. Ciertamente, el vivir en una ciudad tiene sus limitaciones, ya que implica realizar muchos kilómetros de asfalto para hacer algunos de campo, pero es lo que hay, y a eso tengo que adaptarme.

Respecto al blog, he reducido sensiblemente el número de entradas y comentarios, en parte, porque la gran mayoría de lugares a los que puedo acceder, ya los tengo vistos. Sería repetir rutas que, aunque suponen nuevas sensaciones, no implica necesariamente hacer nuevos reportajes, salvo de algunas concretas que tengo en mente y que me traen muy buenos recuerdos.

Respecto a la moto, aún con todas las reservas que supone esta afirmación, la CRF la considero una moto "definitiva" para el tipo de uso y rutas que suelo hacer, con lo que pocas perspectivas veo de cambio, o de novedades, tras las cuatro anteriores de esta segunda etapa motera. Si a esto le añadimos la nueva e-mtb, estoy más por la labor de mejorar, o cambiar, esta última, en un futuro y proponerme nuevos retos, que por un nuevo cambio de moto.


BH Emotion Rebel 27.5 Lite. La reentrada en el
mundo del Mountain Bike.


En definitiva, como digo, me autofelicito por estos 5 años de existencia del blog y por esta segunda trayectoria motera y, ahora también, ciclista. Larga vida, Deiotarus!!!









sábado, 16 de septiembre de 2017

Mi primer voltio y mi segunda Yamaha

Sábado, 16 de septiembre de 2017. Llevaba mucho tiempo detrás de una bicicleta eléctrica. Bueno, en realidad, mi primer pensamiento fue un kit para transformar la bicicleta actual en eléctrica. Hace unos tres o cuatro años, empezó a rondar por mi cabeza la idea de rodar por caminos, senderos y pistas de montaña en silencio, sin ruido, sin humos. La aparición y abaratamiento de los kits eléctricos para bicicleta me hicieron ver que esa idea era posible, aunque me entraban dudas dada la antigüedad y baja calidad de mi actual Mountain Bike (MTB).

Mi primera bicicleta bue una legendaria BH de paseo, bueno, lo de "mi" es un decir, porque en esa época yo no sabía ni montar en bici y en realidad la usaba mi hermano. No fue hasta los 12 ó 13 años cuando aprendí. En esa época, no existían las MTB tal y como las conocemos ahora. Mi hermano, gran aficionado al ciclismo, se compró una bici de "carreras" de la prestigiosa y también legendaria marca Orbea, modelo "Sollvbe", una bici de gama básica. Después de un tiempo, me la cedió, comprándose él un modelo de superior gama, llamado "Gredos". Así pues, con la bici con la que me fogueé e hice más kilómetros fue con esta Orbea Sollvbe por asfalto. Años después, allá por 1992, un viaje a Turquía en el que monté por primera vez en esas diabólicas bicicletas llamadas "Mountain Bike", me abrió la mente y me compré mi primera MTB. Una bicicleta de un Hipermercado, sin marca, toda de acero, más mala que el demonio, pero con la que hice mis primeras salidas por tierra. Unos cuantos años más tarde, tras cambiar de domicilio y de residencia, me compré una nueva MTB también básica, de acero e igual de mala, pero con un llamativo diseño de chasis y algo mejorada en manillar y asiento, que es la bici que tengo actualmente, bueno, o que tenía, porque ahora ha pasado a segundo plano. Esta tercera bicicleta todavía la conservo, y es la que he estado usando los últimos 18 años.


Mi tercera, y actual, MTB hasta la llegada de la Rebel.
Todo acero, toda rígida y 18 años la contemplan.


Así llegamos a la época actual, en la que tras muchas dudas sobre si comprarme un kit para mi vieja bici, una MTB electrificada (e-MTB) ya montada, potente y relativamente barata, pero de diseño y componentes cuestionables, o bien una de las más modernas, con batería integrada y motor central, finalmente, me he decidido por una de estas. Es cierto que son más caras, pero también de más calidad, estéticamente mucho más logradas y más eficientes en cuanto a consumo y autonomía.

Una vez que te metes en el mundo de las bicis de una cierta calidad, no puedes hacer analogías con las motos, ni con ningún otro vehículo respecto a su precio. Es otro mundo, otra dimensión. Una bici moderna de calidad y componentes de marca reconocida, si además lleva algo de carbono, vale casi tanto como una moto naked media.


Impresiones a bordo de la BH Emotion Rebel.


Sin llegar a esos extremos de refinamiento, finalmente me he decidido por la versión más básica de las, digamos, e-MTB ya de una cierta calidad y con motor central, y encima española: BH Emotion Rebel 27.5 Lite, con motor Yamaha PW mi primer voltio y mi segunda Yamaha, tras la XJ6. Esta bicicleta es de las llamadas "rígidas", es decir, con suspensión solamente en la horquilla. Monta el mencionado motor Yamaha PW, con 250 W de potencia y nada menos que 70 Nm de par, con una batería de iones de Litio, de la misma marca, de 36v y 11Ah. Acompañan al conjunto un cambio Shimano Deore de 10 velocidades, con cassette Sunrace CSMS2 de 11 a 40 dientes, frenos de disco hidráulicos Shimano M315, unas cubiertas Kenda Honey Badger, en la medida ya estandarizada de 27,5x2,20 pulgadas, además de la horquilla Suntour XCM de 100 mm de recorrido.


Walkaround de la Rebel.


Como en casi todo, cuando no te sobra, el dinero tuvo mucho que decir. Evidentemente, hubiera preferido una e-MTB con doble suspensión y el motor Yamaha mejorado, modelo PW-X, que sube el par máximo hasta los 80 Nm y tiene un nivel más de asistencia, además de una respuesta más instantánea. El problema es que con estas mejoras, la bici prácticamente duplicaba el precio de la actual. Ya me parece bastante dinero esta versión básica, con lo que, la evolucionada, ya se me iba de presupuesto, además de que mis requerimientos de uso no llegan a los extremos de "necesitar" tanta tecnología. De todas formas, si esto del e-MTB me engancha... ¿quién sabe?


La Emotion Rebel 27.5 Lite de BH, mi primera
e-MTB.


Vista del lado derecho. Se aprecia la perfecta
integración del motor, y muy buena de la batería
en la estructura del cuadro.


Disco de freno hidráulico delantero de 180 mm.


El trasero, de idéntica medida, Shimano M315.


Cambio Shimano Deore de 10 velocidades.


Batería Yamaha, de 400 Wh en esta versión Lite.
Las versiones superiores la montan de 500 Wh.


Horquilla Suntour XCM HLO, la gama baja de 
la marca, pero ¡es una Suntour!


Display multifunción Yamaha. 4 Km en el odómetro,
todo un mundo de aventuras por delante.


Motor Yamaha PW de 250 W y 70 Nm de par máximo.


Parte derecha del motor, donde se acopla el único
plato de 36 dientes.


¡¡¡REBEL!!! rebelde por naturaleza y para ella.


La Rebel y el rebelde.


Primera salida campera, primer barrizal y luego
¡a limpiarla!


La Rebel frente a una trinchera, vestigio de la
Guerra Civil Española.












Me gusta