martes, 17 de abril de 2018

Rieju Bye Bike One Luxe: a la vejez, viruelas

Martes, 17 de abril de 2018. Nunca tuve un ciclomotor. No fue hasta bien pasada la mayoría de edad cuando pude tener mi primer vehículo, y no fue porque no me gustaran, sino porque no pudo ser. Aficionado a la mecánica, motociclismo y automovilismo desde los 11 años, soñaba con tener algo que llevara motor. En aquella época, solo un puñado de afortunados chavales podían disfrutar de los Vespinos, Derbi Variant y Mobylettes, mientras los demás babeábamos por ellas. Por ello, cuando hace cuatro años me enteré de que había salido al mercado un vehículo que evocaba a aquellos míticos ciclomotores, comenzó mi seguimiento e interés. He tenido que esperar a tener unos cuantos años más, y a que la alineación planetaria fuera completa para, aunque tarde, poder hacerme con la sucesora  de la Derbi Variant: la Rieju Bye Bike One Luxe. Curiosamente, ha coincidido con el 75 aniversario de la única marca de motos que queda de capital íntegramente español: RIEJU.


Walkaround y presentación de la Bye Bike.


Aún teniendo la CRF, andaba tras una moto que fuera un "revival" de otra de épocas pasadas. Que si la MSX, la nueva Monkey, la también nueva Super Cub o la sucesora de la Derbi Variant... Tras darle muchas vueltas a la razón y a la pasión, ha ganado esta última. La razón me decía si realmente "necesitaba" un vehículo de estas características. Incluso una vez determinada su "necesidad" me recordaba que había otros vehículos más recomendables en ese rango de precio, más prácticos, pero... la pasión se ha impuesto. Ni es el más barato, ni es el que mejor relación precio/prestaciones tiene, ni siquiera es el más recomendable, pero... es diferente, es original, entendiendo por tal el ser un vehículo que evoca a otros de épocas pasadas y poco visto en la actualidad. Además, está impulsado por un motor de una generación casi desaparecida, y que me trae entrañables recuerdos: el "2 tiempos". En definitiva, es una nueva Derbi Variant, el ciclomotor que no tuve de más joven. Todavía me sorprendo a mi mismo que me hagan tanta ilusión las pequeñas cosas, como este vehículo tan sencillo, cuando lo "normal" sería que la ilusión me la hiciera una moto grande, cara, potente y tecnológica. Me alegro, además, de haber hecho mi pequeña contribución a que esta marca española siga adelante, y de coincidir, como he dicho, con el 75 aniversario de la misma.

Mecánicamente no hay mucho que comentar. En el artículo que escribí sobre la misma hace unos días daba unos detalles técnicos de la Bye Bike. Monta un motor monocilíndrico de 2 tiempos, refrigerado por aire, desarrollado por TecniGas, empresa que fabrica escapes, repuestos y componentes para motocicletas de pequeña cilindrada. Esta versión 2018 cumple la normativa anticontaminación Euro 4, que ya es un logro tratándose del tipo de motor que es. Los motores de 2 tiempos son casi una pieza de museo, ya que están en vías de extinción dadas sus emisiones contaminantes. En la Europa occidental, solo en los ciclomotores de 50cc y en algunos motores muy avanzados desarrollados por KTM o empleados por GasGas para modelos de enduro puro, sobreviven. Este hecho le da también un aire nostálgico y casi de colección, ya que la próxima normativa Euro 5, que entrará en vigor en 2020, podría suponer su desaparición definitiva.

Alimentado por un carburador Dell´Orto PHVA 12 desarrolla una potencia de 1,5 Kw (2 CV) al tranquilo régimen de 4.750 rpm. Aunque la potencia es escasa, impulsa al no menos escaso peso de 67 Kg de la Bye Bike sin problemas hasta los 45 Km/h permitidos por la limitación de estos vehículos. La transmisión primaria es automática CVT y la secundaria por cadena. Monta frenos de tambor en ambas ruedas de 110 mm de diámetro, llantas de 17 pulgadas y suspensión delantera por horquilla hidráulica de 28 mm y trasera por dos amortiguadores, regulables en precarga, de 24 mm.

En definitiva, ha llegado lo que no tuve de pequeño, como la viruela: mi segunda moto: Rieju Bye Bike Luxe, o la nueva Derbi Variant "a la vejez, viruelas"... Aunque, puestos a tirar de refranes, me quedo con este otro más positivo: "Nunca es tarde, si la dicha es buena..."


Antes del estreno con 0,85 km. Todo un mundo de
aventuras por delante.


Ligereza, manejabilidad, sencillez y líneas clásicas.


A pesar de ser 2 tiempos, cumple la Euro 4. Mucha
ecología en perjuicio del rendimiento.


Aquí se aprecia la válvula AIS (Air Induction System),
el pedal de arranque y el aleteado similar a la Variant.


Frenos clásicos de tambor de 110 mm en ambos ejes.
Llantas de aleación de 5 palos y neumáticos Mitas.


Rieju "Made in Spain", algo difícil de ver hoy en día.
Destaca el voluminoso silencioso, el carenado del
basculante, anagrama de marca y portabultos.


Una Variant moderna sería su definición más exacta.


Detalle de la parte trasera izquierda. La cadena de
transmisión totalmente carenada.












Me gusta