sábado, 23 de febrero de 2013

Tres hombres y un destino...

El destino era el aeródromo de Alcocer de Planes. Bueno, lo de aeródromo era más bien echándole mucha imaginación, porque en realidad era una pseudopista de tierra con unas casamatas de chapa que hacían las veces de hangares donde, supuestamente, se guardaban los ultraligeros que íbamos a ver.

La ruta transcurrió por la autovía CV-40 dirección Ontenyente para luego desviarnos hacia Alcocer de Planes muy cerca del embalse de Beniarrés.

Ultraligeros no vimos, pero a cambio, Natura nos obsequió con humedad, frío y una tormenta que puso a prueba nuestra dureza motera, acompañándonos hasta Ontenyente donde recuperamos las calorías perdidas con los megabocadillos del bar Miranda. Una vez repuestas fuerzas, el retorno fue menos acuoso, salvo por las prendas mojadas que nos volvieron a robas las calorías que habíamos ganado... habrá que volver para recuperarlas de nuevo, jajajajaja.



Parada en el puerto de la Carrasqueta. +5º nos contemplan


Las dos máquinas alemanas una al lado de la otra: R junto a RT


Ésta se supone que es la entrada al "aeródromo"


Lo que hay detrás del tio de la foto es la pista y los hangares



La R 1200 R pastando al borde del aeródromo


Y llegó lo mejor. Los megabocadillos de Miranda. Bueno, esto es medio bocata


Ésta es la versión Full Size del bocata. Pa dentro !!!













Me gusta