domingo, 24 de mayo de 2015

Agost y Sierra del Maigmó

Sábado, 23 de mayo de 2015. Tras una pertinaz racha de sucesos negativos que me han impedido salir en moto en las últimas semanas, que incluyen la tardanza en el envío de la corona de la TX, una mordida de mi propio perro en la muñeca izquierda, la avería de la cámara de fotos con la que usualmente suelo captar imágenes, mojada con desengrasante KH7, así como su tarjeta de memoria, por fin he podido realizar una ruta medianamente decente de unos 110 km y hacer este pequeño reportaje. Pido disculpas anticipadamente por la calidad de las fotos pero han sido las últimas que he hecho con la cámara averiada. Como la alineación planetaria no era todo lo favorable que necesitaba, otro percance tuvo que ocurrir en la salida: pérdida del contrapeso izquierdo del manillar, probablemente, por aflojarse en marcha y no darme cuenta ¿? pero lo importante es que estoy de nuevo en movimiento y, pensando en positivo, que estos sean los peores.

Después de esta penosa introducción, viene la ruta de hoy. La idea principal era recorrer un tramo de carretera que parte de la población alicantina de Agost hacia Petrer, pasando por la Sierra del Maigmó. Es una carretera poco conocida. De hecho, no figura en los mapas como carretera, no tiene nombre y la descubrí por casualidad navegando por google maps al llamarme la atención que existía una carretera cartografiada que salía desde las cercanías de Petrer, se intoducía en la parte sur de la sierra del Maigmó, y de repente, el famoso coche de cartografía se detuvo y decidió no continuar. Me propuse recorrer esa carretera para ver si era por algún motivo y eso es lo que he hecho.


Recorriendo la carretera sin nombre por la 
Sierra del Maigmó


En mi caso, hice el tramo en sentido contrario a las agujas del reloj. Partí desde Agost, en vez de Petrer, a pesar de ser el trozo de carretera que no estaba cartografiado. Es una angosta, bonita y solitaria carretera que recorre parajes preciosos, en medio de valles y cárcavas, con vegetación variable y que destaca por su poco mantenimiento. Tiene zonas de asfalto bastante descarnado, restos de tierra de haber sido inundada por barro y agua en lluvias recientes, continuas subidas, bajadas y curvas. Pasa por una zona recreativa con un espectacular cortado de roca en el que se deleitan los parapentistas y termina desembocando en el enlace con la autovía A-31 y la población de Petrer. Son unos 16 km de carretera que merece la pena recorrer, lejos de la civilización y rutas más trilladas.

En la primera parada hice la mayoría de las fotos y vídeos. En la segunda, en la zona recreativa, me di cuenta de la pérdida del contrapeso izquierdo del manillar, y fue lo que hizo decidirme a volver por el mismo sitio, en vez de circunvalar la sierra por la carretera CV-8170 que la atraviesa desde Petrer hacia Castalla, para ver si lo encontraba... qué iluso, intentar encontrar una pieza del tamaño de una nuez en decenas de kilómetros de asfalto, cunetas y curvas... pero mereció la pena, parece mentira que a estas alturas descubra carreteras nuevas tan relativamente cerca, pero existen.


Primera parada: una moto y su sombra. Se aprecia
la lente de la cámara ensuciada con KH7.


Detalle de la nueva cadena RK KRO 428 y plato
 de 45 dientes, estrenados en esta salida.


Risco que me llamó la atención sobresaliendo
de una loma... ¿?


Tramo de carretera de ascenso hasta el primer
punto de parada. Al fondo, las montañas me rodean.


Mirando hacia el sur desde el mismo punto de parada.
 Un poco detrás hay un camino que recorrí en parte.


Una de las imágenes que más me suelen gustar: la vista
 subjetiva de lo que tienes por delante, sobre la moto.


Esta toma la hice al ver esta peculiar cruz sobre un
montículo. Tiene un aspecto algo tétrico y prefiero
no imaginar su significado ni su contenido.


Este es el espectacular cortado de piedra que se ve
desde la zona recreativa. Vi varios parapentes "antorcheros".


Esta es la parte derecha del cortado anterior. Forman
una especie de desfiladero ideal para planear.


Aquí está la imagen del conjunto, con la TX en primer
plano. Aquí me percaté de la falta del contrapeso.


Notaba que el manillar vibraba más de lo habitual y...
este era el motivo. Mira que aflojarse un tornillo tan gordo...










Me gusta