viernes, 25 de noviembre de 2016

Yo para ser feliz "necesito" una trail

Viernes, 25 de noviembre de 2016. A raíz de las últimas entradas, parece que quiero "autoconvencerme" de que no hay necesidad de tener una moto de "doble propósito", al menos, si se entiende por este doble uso el circular, además de por asfalto, por caminos no demasiado complicados.

La red está llena de reportajes y vídeos de motoristas que han recorrido caminos, más o menos "sencillos" con motos de carretera de media-alta cilindrada, y han solventado la situación. Otro tema es si han disfrutado en ese recorrido, lo han hecho para grabar un vídeo y subirlo a una red social, o realmente, no les quedaba otro remedio que pasar por ahí por ser un atajo. También estaría la opción de que quisieran llegar a determinado sitio, o conocer algún paraje, y no dispusieran más que de su moto de asfalto. En fin, que de todo hay.


Preparación off-road XJ6. ¿La solución?


El tema es que si se trata de circular, mayoritariamente por asfalto, con ocasionales incursiones por pistas y caminos sencillos... ciertamente se puede hacer perfectamente con una moto puramente asfáltica. No tenemos que crearnos la "necesidad" de una moto trail. Otro tema, evidentemente, es si se trata de acceder a parajes por caminos rotos, con grandes torrenteras o muy técnicos, donde ya supone un riesgo alto de caída el ir con una moto trail con ruedas mixtas, cuanto más, pretender hacerlo con una moto de asfalto. El tema, vuelvo a insistir, es si quienes lo hacen con una moto de carretera han disfrutado del recorrido, o más bien, han pasado las de "Caín".


XJ6 rodando por caminos... poder, se puede...


En mi corta experiencia circulando por caminos y pistas, algunos sencillos, otros más complicados, pero nunca excesivamente complejos -ya que huyo de los riesgos al circular mayoritariamente en solitario- pienso que, en cuanto te sales del asfalto, hay dos factores que influyen en el manejo de la moto: el peso y la postura. Cuando la cosa se complica, y en el campo es muy frecuente que suceda, el peso es un demonio contra el que tienes que luchar para mantener el control de la moto y/o levantarla si se te cae. La postura también influye, ya que las motos de asfalto suelen tener manillares más estrechos, con menos brazo de palanca, vas más inclinado hacia la rueda delantera y es prácticamente imposible manejarla bien de pie, con lo que a la menor dificultad... al suelo. Por no hablar de la poca adherencia de un neumático asfáltico en grava, barro, arena y del poco recorrido de las suspensiones o del peligro de rozar escapes o cárter con alguna piedra.

Ahora bien, si se trata de circular por caminos sencillos, sin pendientes, sin grava, sin barro, sin torrenteras, sin baches... ejem... bastaría con una moto de asfalto... Bueno, es un decir... ejem...


Yamaha XJ6 por un camino embarrado...



Honda CBR  haciendo trail...


Una pareja de XJ6 pasándolas canutas en un camino
embarrado.


Yamaha XJ600 probando la arena...


Y ya, el paradigma anti-trail: Una Harley-Davidson
Iron 883 degustando tierra...







Me gusta