miércoles, 2 de noviembre de 2016

Y ahora ¿qué?

Miércoles, 2 de noviembre de 2016. Como suponía, la venta de la TX me ha provocado un vacío difícil de suplir. Bueno, difícil no, casi imposible. La XJ6 la sigo considerando una excelente moto naked media, pero el hecho de tener que limitarme al asfalto, me hace sentirme algo así como "cojo".

Ciertamente, si nos paramos a pensar, el porcentaje de kilómetros recorridos por pistas y caminos es muy reducido comparado con los realizados por asfalto. Recuerdo que con la TX, no llegaba a un kilómetro de cada diez los que hacía por tierra. No obstante, se disfrutan mucho, son como la guinda del pastel, la cobertura de chocolate o la crema.  Además, está el factor "mental" de tener una máquina que no tiene casi límites en cuanto a por donde pueda circular. Más bien son los legales o los de la capacidad del propio piloto.


Honda CRF 250 L


Kawasaki KLX 250


Llegados a este punto, viene la segunda parte ¿qué hacer? Parece evidente que la solución pasa por poner -sería la cuarta vez- la XJ6 a la venta y buscar esa sustituta. El problema es ¿cuál? No me gustan las maxi trail, ni siquiera las medi trail. Bueno, es un decir. Gustarme me gustan, pero me parecen máquinas grandes, pesadas y caras, poco prácticas para el tipo de uso que tengo previsto darles y un derroche de tecnología. Tampoco quiero invertir mucho presupuesto, con lo que tendría que llegar con lo obtenido con la venta de la Yamaha, o si acaso, aportar una pequeña cantidad. Otra 125 no quiero, ya que sé lo que son, y como única moto me parecen claramente insuficientes para un uso mayoritariamente asfáltico, con incursiones en pistas y caminos y rutas de corta y media distancia. En media cilindrada no hay nada actualmente que pueda considerarse trail de verdad. Desaparecidas de catálogo la BMW G 650 GS y la Yamaha XT 660 R, no existe nada. Hay un vacío enorme entre las grandes trail de 1000 y 1200, con sus hermanas "pequeñas", las 800, y las 125. Por en medio sólo encontramos la casi desconocida MASH 400 Adventure y las pocas 250 que hay, más bien trail enduro o enduro "light", como las Honda CRF 250 L y Kawasaki KLX 250. Hay otras dos opciones que se situarían en medio de las 125 y las 250: la nueva Suzuki Van Van 200 y la Rieju Tango 250, pero se acercan más a la sencillez y bajas prestaciones de las 125 sencillas que a las de las modernas 250, aunque el concepto de estas sea más endurero.

Suzuki Van Van 200



Rieju Tango 250


MASH Adventure 400


Ya se oyen rumores de la presentación para 2017 de una nueva BMW GS, basada en la G 310 R de carretera. Suena interesante como trail ligera, pero es una máquina de nuevo diseño, con todo lo que ello implica. Suzuki parece que va a presentar una versión 250 de su conocida V-Strom, muy asfáltica, e intuyo que con un peso desproporcionado para una 250. También es posible que se comercialice la Royal Enfield Himalayan 400, pero es solo un proyecto. Esta recién aparecida moto india solo existe en versión carburada y sin ABS. Sacar una versión europea de este modelo requeriría tiempo, y estamos en la misma situación de la G 310 R: nuevo modelo y muchas posibilidades de fallos primerizos. La MASH Adventure 400 ha llegado tarde y cara, carísima para una moto de procedencia china con el logotipo de la marca francesa. En fin, así las cosas, y valorando la ligereza y sencillez por encima de otras cualidades más ruteras, sigo viendo a la CRF 250 L y a la KLX 250 como únicas opciones. La primera me parece más adecuada por su mayor difusión y la abundancia de accesorios para personalizarla, aparte de algo más baja de altura y de aspecto más robusto. Es una buena base sobre la que construir una trail de aventura ligera. Resumiendo, todo desemboca en la única opción que creo que encaja con mis pretensiones y que se venda en España, la que llevo teniendo en mente desde antes incluso de adquirir la TX: la Honda CRF 250 L.




Me gusta