jueves, 10 de enero de 2013

Una aventura con una moto china...

Reconozco que tengo un cierto recelo por los productos chinos. Suelen tener un precio muy bajo pero una calidad igualmente baja, lo que te hace desconfiar por principio. Con el tiempo, descubres que los productos de alta tecnología también están fabricados en China, con lo que fabricar saben hacerlo bien, siempre que los controles de calidad sean occidentales.

Estoy siguiendo la pista de la invasión de motocicletas chinas en el mercado europeo. De entre ellas, Keeway es la marca, por decirlo así, de "mayor calidad", siempre hablando de estándares chinos. Recientemente ha adquirido la legendaria factoría motociclista italiana Benelli, lo que ha hecho que resurja de sus cenizas.



Un modelo que me resulta especialmente atractivo, por su ajustado precio y gran apariencia -dentro de las trail ligeras- es la Keeway TX 125. Para eliminar esos recelos del motociclista europeo y demostrar su robustez, la firma organizó un raid por tierras españolas y africanas de más de 4.000 km. completados con plena satisfacción.



Me gusta