domingo, 16 de marzo de 2014

Ruta al cañón de Los Almádenes

Sábado, 15 de marzo de 2014. Una bonita mañana de finales de invierno en la que he realizado una ruta que llevaba tiempo queriendo hacer: el cañón de Los Almádenes, en la provincia de Murcia.

Este accidente geográfico, situado en el cauce del río Segura junto a la población de Los Almádenes, consiste en una profunda hendidura que ha sido tallada a lo largo de millones de años, aprovechando los accidentes tectónicos y plegamientos de la alineación montañosa de las sierras del Molino y la Palera, dando lugar a un desfiladero de cuatro kilómetros de longitud, con paredes verticales que, en algunos tramos, llegan a superar el centenar de metros de profundidad.

Para llegar a este paraje pueden tomarse dos rutas: la primera, es la carretera que parte de Cieza hacia Caravaca de La Cruz, tomando el desvío que conduce a la población de Los Almádenes. Esta carretera no tiene salida, pero permite hacer el recorrido a pie desde el comienzo mismo del cañón. Es la más conocida. La segunda, parte también de Cieza, pero tomando la RM-B19 que lleva a Calasparra. No tiene ninguna indicación. Hay que desviarse por un cruce del que parte una estrecha carretera utilizada por la Comunidad de Regantes para, llegados a otro cruce, encontrar un pequeño cartel que sí indica la dirección a tomar para llegar al cañón. Siguiendo esta carretera, descendemos hasta una pequeña zona de aparcamiento donde puede dejarse la moto, o coche, y tras un cercado, un camino cementado desciende aún más hasta la misma presa de Los Almádenes. Desde aquí sólo se aprecia una pequeña parte del cañón, pero permite hacerse una idea de la grandiosidad del mismo y de lo que podemos encontrar.

En ruta hacia el cañón de los Almádenes


Esta ruta la he realizado en dos fases ya que, en la primera, por un error de cálculo del GPS casi termino dentro de una ermita de Cieza, lo que junto con la premura de tiempo me hicieron volver sin llegar al cañón. En esta primera fase fui todo el camino por carreteras secundarias, tan bonitas como cansadas, empleando más de dos horas en llegar. Tanto la vuelta como la segunda fase las realicé por autovía, más aburrida y monótona pero más segura y, sobre todo, muchísimo más rápida, empleando la mitad de tiempo. Si hubiera dispuesto de más de este preciado elemento, me hubiera gustado descender y realizar una ruta senderista por el cañón.

En total, han sido unos 320 km. de ruta, la mayoría por autovía, salvo los últimos 20 km. que discurren por la carretera de Calasparra y el desvío hasta la presa de Los Almádenes.


Cruce desde la RM-B19 que conduce hasta la presa de Los Almádenes

La R 1200 R en la zona de aparcamiento del acceso a la presa.


Cartel informativo sobre las características del cañón de Los Almádenes.


Lado oeste del cañón visto desde la zona de aparcamiento.


Uno de los picos en las cercanías del cañón. El camino cementado
inferior es el que conduce hasta la misma presa


Aquí puede verse el final del camino y, al fondo, la presa de Los Almádenes.


Un plano más cercano de las aguas de la presa de Los Almádenes.


Un tramo del cauce del río Segura junto al cortado de roca 
que forma parte del cañón.


Un tío, vestido de motorista, que pasaba por allí y se puso delante de la cámara


Esta es la zona de aparcamiento hasta donde se puede llegar.
Al fondo, el acceso al camino cementado que baja hasta la presa.









Me gusta