domingo, 29 de mayo de 2016

Pequeñas motos: grandes kilometrajes y grandes trail

Domingo, 29 de mayo de 2016. He decidido dedicar un artículo a estas pequeñas motos de carretera, tan menospreciadas por la mayoría de los motoristas con experiencia, como versátiles, adaptables, manejables y económicas. Como me gusta ir contracorriente, y en la mayoría de los foros y prensa en la que se habla de la moto "ideal" para realizar trayectos fuera de carretera, se suele comentar que si potencia, que si suspensiones, que si chasis, que si neumáticos, que si capacidad de carga, que si tal y pascual...

Si bien es cierto que estos aspectos sí que son relevantes en un uso más o menos intenso y exigente, no es menos cierto que se suele valorar al piloto, y a sus viajes, por la moto que lleva. Un viaje de cierta envergadura o dificultad tiene relevancia especial si se hace con la moto "que hay que llevar" para esa aventura. Si el mismo se hace en una moto que no cumple con los cánones de aventura establecida... no es lo mismo. Eso en el mejor de los casos. En otros, se tacharía al piloto en cuestión de "no tener ni idea" o de "loqueras".

Hoy quiero poner de manifiesto unos ejemplos de lo que muchos pilotos hacen con estas pequeñas motos, de lo que son capaces, de lo que aguantan. No son motos de aventura, no son motos trail de doble propósito, no llevan equipamiento "TECH", ni siquiera son grandes motos en tamaño, cilindrada o potencia, pero sí cumplen un criterio fundamental para la polivalencia y el uso todo tiempo/todo servicio: ligeras, manejables y bajas.


Honda CBF 125 del 2010 con más de 65.000 km.


Yamaha YBR 125 del 2007 con más de 71.000 km.


Pilotos rusos a bordo de YBR 125 haciendo off-road


¿Dificultades? No, voy en una YBR 125 y sadré.


¡Y seguimos de aventura con la YBR 125! ¿Quién
necesita más?


Las estepas rusas son una dura prueba para la YBR125,
con parajes tan solitarios como bellos y poco conocidos.


Podrían ir en grandes y sofisticadas maxitrail, en preparadas motos de enduro, incluso en las más lógicas y polivalentes enduro light o trail enduro, pero no; van en ligeras motos de carretera de 125. Posiblemente lo hagan porque no tienen capacidad económica para esas grandes motos, o porque ni siquiera lleguen a su país, pero ahí están, disfrutando y sacando un rendimiento impensable en estas motos, tanto en kilómetros como en sitios por los que pasan. Muchas veces, damos más importancia a la moto en sí, que a lo que se puede hacer con ella, justo lo contrario de lo que debería ser. ¡BRAVO! Pequeñas motos: grandes e insospechadas satisfacciones.








Me gusta